martes, 4 de febrero de 2014

Pizza de Calçots

Esta primera entrada del blog, después de discutirla con el grupo, va a ir de cursos de cocina y tradición.
El 1 de febrero fue la Merendola en casa de Raquel y, para cumplimentar el amplio repertorio de patés, quesos, y comida para picar, preparamos una pizza artesana de calçots.
Yo había hecho, el 15 de enero, un curso de Fast Food Saludable junto con mi prima, en La Patente, una escuela de cocina en Barcelona ciudad que os recomiendo encarecidamente. Alli hacen talleres de cocina de todo tipo, desde cocina tradicional o internacional, a cocina de mercado, talleres especializados en pescado o carne, o intensivos. Pero ya os explicaré más detalles de esta escuela.
La que os voy a explicar aquí es una de las cuatro recetas que hicimos en este curso, y que impartió la profesora Àngels Puntas  a la que conozco y sigo desde hace años.
Amante de la buena comida, tradicional y saludable, pero siempre con toques innovadores, en este curso de Fast Food Saludable, Àngels nos propuso cuatro recetas a cuál mejor: Rollitos vietnamitas, Empanadillas de hummus y Pimiento escalivado, Burger mix con setas y mermelada de cebolla, y finalmente la Pizza de calçots, que es la receta que ahora os explicaré.

Contrariamente a lo que se piensa, hacer una masa de pizza es sumamente fácil, cosa que os recomiendo. A los niños, sobretodo, seguro les gustará mancharse y trabajar mano a mano para preparar la comida.
Los ingredientes de la receta son para 8 personas... aunque claro, eso depende de quien os venga a comer... así que para haceros una idea, la masa de pizza estirada ocupa toda una bandeja del horno, y sobra. Para unos será una ración individual, para otros será una buena idea para cortarla a trocitos y servirla en medio de la mesa, como hicimos nosotras en la Merendola.

PIZZA DE CALÇOTS
Receta para 8 personas
Tiempo: 45 min. aprox.
Dificultad: Facil.

Ingredientes para la masa:
- 400 grs. de harina de fuerza
- 20 grs. de levadura prensada fresca
- 4 grs. de sal
- 50 grs. de aceite de oliva virgen extra
- 200 grs. de agua templada

Ingredientes para el relleno:
- un bote de salsa para calçots
- 10 calçots aproximadamente

- 400 grs. de queso para fundir

Recomentaciones antes de empezar:
- Tened en cuenta que las cantidades, excepto en repostería y masas, siempre son orientativas. A veces una masa os quedará más pegajosa debido a la harina, la humedad del aire, o cualquier otra cosa, y tendréis que añadirle más harina, otras es porque os apetece ponerle menos calçots y más queso.

- La harina de fuerza es fácil encontrarla hoy en día en el supermercado. Marcas como Harymsa o Gallo podéis encontrarlas fácilmente en la sección de harinas.

- La levadura, también fácilmente la podéis encontrar en los supermercados. Vienen en packs de 2 paquetes de 25 grs., pero os recomiendo pesarla siempre. La levadura prensada fresca, si os fijáis, está húmeda al tacto, conteniendo todos los elementos para que luego la masa suba, pero si la dejáis mucho tiempo sin usar (o lleva mucho tiempo en el supermercado) se seca, pierde humedad (y efectividad), con lo que pesará menos.

- Para los que no hayáis cocinado nunca con calçots, tened en cuenta que esta planta procede de la família de las cebollas.... ¡así que preparaos a llorar!

Receta paso a paso:
1) Lavar bien, pelar y cortar los calçots en rodajas bien finas (recordad tener un pañuelo bien a mano). Ponerlas en un bol con un puñado de sal. La sal hará que el calçot pierda agua, con lo que evitaremos que la masa se humedezca más de lo necesario.
Este paso lo haremos siempre el primero, para que al calçot le de tiempo a perder el máximo de agua posible.

2) En un bol, deshaced la levadura en el agua. Al principio costará un poco, pero no tardaréis en tener la levadura bien mezclada con el agua. Añadid el aceite.

3) En un bol grande, haremos la masa. Poned la harina y la sal (ingredientes secos) y después añadid la mezcla anterior de agua, levadura y aceite.
Yo prefiero primero mezclarlo todo primero con una cuchara grande, hasta que se integren un poco los ingredientes, pero tened en cuenta que luego tendréis que meter mano y amasar. Mezclad pues primero todos los ingredientes y después amasad encima de la encimera, espolvoreada con un poco de harina para que no se pegue. Para amasar este tipo de masas que tienen que estirarse, los movimientos tienen que ser estirando la masa, para hacerla más elástica.
Una vez tengáis una consitencia homogénea y blanda, que no se pegue en los dedos (si se os engancha, añadid un poquíto de harina por encima y volved a amasar), ponedla en un bol y tapadla con film o un trapo y dejadla reposar 30 minutos fuera de corrientes de aire. Si queréis que suba un poco más rápido, colocadla cerca de una fuente de calor muy suave (un truco es ponerla dentro del horno, al mínimo).

4) Precalentad el horno a 200ºC.

5) Lavad con abundante agua los calçots para eliminar la sal y escurrirlos al máximo.

6) Extended la masa de pizza, bien fina (pensad que luego sube un poco), sobre la bandeja del horno, donde previamente hemos colocado una hoja de papel de horno.

7) Añadid una cucharada grande de salsa sobre la masa y extended. Sólo una cucharada. Cuanta más salsa más se humedecerá la masa y menos crujiente quedará.

8) Por último, añadid el queso que más os guste. Yo utilicé mozzarela, pero a vuestro gusto.

9) Hornear unos 15 minutos con calor arriba y abajo, o hasta que la masa quede crujiente. Todo depende del horno, que siempre es muy caprichoso. Por eso os aconsejo vigilarla, hasta que le pilleis el punto a vuestro horno con esta masa.

¡Y ha servir!
Espero que os guste.
Iolanda






2 comentarios:

  1. enhorabuena por la iniciativa "merendolera"...os animo a seguir! Gracias por la mención. Un honor :)

    ResponderEliminar